jueves, febrero 26, 2009

Vuelve



"Vuelve a menudo y tómame,
amada sensación,
vuelve y tómame
cuando del cuerpo
la memoria se despierta,
y un antiguo deseo vuelve a pasar por la sangre;
cuando los labios y la piel recuerdan
y las manos sienten como que tocan otra vez.
Vuelve a menudo y tómame en la noche,
cuando los labios y la piel recuerdan..."
Konstantino Kavafis

Manos cerradas




Eran las diez, cuando sintió el golpe.
Seco.
Rotundo.
Mudo.
Como los cristales al romperse por una piedra que los penetra.
Nacía en el fondo de su pecho y se extendía hasta las fibras mas profundas de su ser.
Eran las 11 cuando todo su cuerpo se desplomo como lluvia de abril, sobre el piso frió.
Nadie lo vio.
Nadie escucho su lamento, ni su grito sonoro entre las paredes.
Para aquellos ,pocos que lo conocieron, su partida sorprendió.
Quizás como una ironía de la vida, nos puso a pensar nuestra pequeñez.


De dice que tuvo un gran amor,
único e irrepetible.
Tal vez por eso, se fue así...
Con lo puesto.
La mirada sobre el techo...
Fija,
distante.
Y en su puño, un papel borrado por el paso del tiempo.
Y ahí, un escrito casi ilegible, salvo su ultima frase.
Esa ,que nos hizo pensar sobre el valor del amor.
de " ese" amor, tan buscado y anhelado.
La ultima frase.
Escrita en letras azules.
Impresa ya hace tanto tiempo.
Solo decía
" Eterno".


Demian

domingo, febrero 22, 2009

Juan escarcha




Juan Escarcha camina la vida ,
como un alienigena recién llegado al planeta de los simios.
O sea nuestras tierra.
Todo lo sorprende, a nada le esquía,a la mayoría sonríe.
Tiene siempre el prendedor de " Buenos días" Buenas tardes" " Buenas noches". pronto a ser regalado a quien por mera casualidad cósmica, se lo cruce.
En el pueblo le pusimos cara de torta de fiestas, siempre parece pender de el, una velita encendida, pronta a ser soplada. pronta al canto del " que los cumplaaaa..."




Juan escarcha es simple.

Como un pan recién horneado.

Como las mañanas de tostadas y mermeladas en una mesa... Sin mantel.

Es la vieja con el baton puesto y los ruleros.

O el viejo recién llegado del taller, con las manos engrasadas y listo para un abrazo.

Es un hombre sin zapatos, que camina descalzo la vida.

Callos, si.

Juan escarcha tienes callos en las pisadas.



Quizás por eso no le duelan? Me he preguntado siempre.

Juan escarcha es tema de discusión en el poblado.

Sera que lo que no entendemos, lo segregamos?

Que nos asusta tanto?

Quizás el secreto que guarda nos provoque envidia.

Ese secreto que sabemos y nos da bronca revelar.

Ese, que no conseguimos usando zapatos de plomo por la vida.

O no mirando a los ojos al prójimo.

Juan escarcha, es feliz.

Simple y sencillamente,

Es feliz

Demian