jueves, diciembre 10, 2009

Alma




Alma que huyes...



Llévame contigo,


Sobre tu vientre inquieto,


róbame el habla.


Entre tus piernas, sobre el mundo,


Funde mi barón en tus manos.


Brusco temblor del cuerpo,


Rózame los dedos ,


otra vez.


Para empezar a vivir hoy,


Es suficiente un soplo de tu cuerpo,


Mirarte de frente...


dejarme morir.